Un concepto de cocina único en Valencia: Félix Chaqués.

En el corazón de Valencia, sumergidos en el barrio El Carmen en la pintoresca calle Roteros 16, se esconde un tesoro culinario que redefine la experiencia gastronómica: un restaurante que promete una cocina radicalmente personal y auténtica. Este innovador espacio es obra del chef Félix Chaques, quien ha llevado su visión única y su pasión por los productos de temporada a la mesa de 12 comensales.

La Experiencia: Un Paseo Gastronómico

La visita a este restaurante es más que una simple comida; es una inmersión en una experiencia sensorial única. Al entrar, la atmósfera íntima y acogedora se hace evidente con solo seis mesas dispuestas para doce comensales.

La cocina abierta permite a los visitantes ver de cerca la magia que ocurre en la preparación de cada plato, un espectáculo culinario en sí mismo. El menú, compuesto por seis platos salados y un postre, es una oda a los ingredientes frescos y de temporada, seleccionados y preparados con precisión, marcando el acento donde de verdad importa.

Un menú que sorprende

Los platos cambian según la temporada y el producto seleccionado en mercados de proximidad, por eso, cada vez que vas, la experiencia es única. En nuestra experiencia el menú comenzó con un plato que combinaba hinojo, tahona, hueva mujol y pescado curado. La frescura del hinojo se complementa a la perfección con la intensidad de la hueva mujol y el delicado sabor del pescado curado, ofreciendo una primera impresión memorable.

A continuación, pasamos a un plato que marcaba el acento en el espárrago blanco acompañado de una holandesa de sanguina, estragón y gamba blanca. La suavidad del espárrago y la cremosidad de la holandesa se ven realzadas por la frescura de la gamba, creando una armonía de sabores en cada bocado.

El tercer plato presentaba brócoli con romescu, raya y piparra. La combinación de texturas y el equilibrio de sabores hacen única la fusión. El brócoli, ligeramente asado, se mezcla con la suavidad de la raya y la intensidad del romescu, ofreciendo una experiencia completa al paladar.

El cuarto plato es una flor de calabacín rellena de requesón, acompañada de anchoa y okra. Este plato es una celebración de la creatividad del chef, que juega con las texturas y los sabores de una manera sorprendente y deliciosa.

El arroz de chufa, pepino, ostra y perrechico es el quinto plato, una mezcla inusual que funciona a la perfección. La cremosidad del arroz de chufa y la frescura del pepino se complementan con la delicada salinidad de la ostra y el sabor terroso del perrechico.

El sexto plato es una verdadera delicia, nuestro favorito: pulpo con piñón, espinaca y umeboshi. La combinación del pulpo tierno con la acidez del umeboshi y el toque crujiente del piñón crea un plato que es a la vez complejo y satisfactorio.

Finalmente, el postre de nísperos, almendra, tomillo y sorbete cierra la experiencia con un toque dulce y refrescante. La acidez del níspero y la frescura del sorbete equilibran perfectamente la cremosidad de la almendra, dejando un sabor inolvidable.

Cocina abierta y transparente

La cocina abierta es uno de los aspectos más destacados de este restaurante. Los comensales pueden observar al equipo de cocina en acción, una coreografía de precisión y pasión. La transparencia en la preparación de los platos crea una conexión especial entre el chef y los comensales, quienes pueden apreciar el esfuerzo y la dedicación detrás de cada creación culinaria.

Productos de temporada: La esencia del menú

El compromiso del chef Chaques con los productos de temporada es evidente en cada plato. Cada ingrediente es seleccionado cuidadosamente de proveedores locales, incluyendo las verduras y hortalizas del jardín de Jaime en Lliria y los frescos pescados de la Lonja. Esta dedicación a los ingredientes frescos y de alta calidad se traduce en platos que no solo son deliciosos, sino también sostenibles y en armonía con el entorno.

Filosofía de cocina: Lo que manda es el acento

El restaurante de Félix Chaques es un reflejo de su filosofía culinaria: una cocina radicalmente personal donde lo que manda es el acento. Cada plato cuenta una historia, no solo de los ingredientes, sino también de la pasión y la visión del chef. Chaques ha logrado crear un espacio donde la comida es una expresión artística, una forma de compartir su amor por la gastronomía y su respeto por los productos locales.

Reservas y exclusividad

Con solo 12 plazas disponibles por pase, la exclusividad es una parte integral de la experiencia. Las reservas son imprescindibles y se deben hacer con antelación para asegurar un lugar en este viaje culinario. El menú, que cambia cada semana, garantiza una experiencia siempre fresca y novedosa para los visitantes recurrentes. Os dejamos el enlace para que podáis guardar y reservar vuestra próxima cita.

Este restaurante es una visita obligada para cualquier amante de la gastronomía que busque una experiencia única y auténtica en Valencia. La combinación de un entorno íntimo, una cocina abierta, productos de temporada y la visión singular del chef Félix Chaques crea una experiencia gastronómica que es difícil de olvidar. Con cada plato, los comensales son llevados en un viaje a través de los sabores y texturas, una celebración de la cocina en su forma más pura y creativa. No pierdas la oportunidad de descubrir este rincón culinario que enamora y redefine la gastronomía en Valencia. ¡Nosotros, volveremos!

Más artículos
Curiosidades del Barrio del Carmen
Esta página utiliza cookies para diferentes utilidades referidas a la medición de tráfico y a la seguridad. Quieres aceptar las cookies?    Más información
Privacidad