La Valencia menos conocida que te enamorará

Actualizado: 29 de abr de 2019

¿Queremos ser curiosos o nos centramos en lo típico de Valencia? Hoy vamos a ser curiosos y a pasear por la Valencia menos conocida…


Calle de los Colores - Fotografia de @inesescherich (instragram)

Empezamos por la calle de colores, su nombre original Calle del Moret y la encontramos en el conocido y estiloso barrio del Carmen. Esta calle ahora mismo es una de las calles más conocidas y visitadas de la ciudad de Valencia. Estos murales se deben a la propuesta del fotógrafo Alfonso Calza que decidió que cuatro artistas de arte urbano pintasen la calle basándose en algunas de sus fotografías. Una de las favoritas y más fotografiadas es la imagen de un beso.


Trinquete Pelayo - Fotografia de @pelayogastrotrinquet (instagram)

Ahora profundizamos en las tradiciones y El trinquet de Pelayo, es sin duda una de ellas, situado en la calle de Pelayo número 6, se conoce como La catedral de la pelota valenciana (deporte tradicional de la ciudad). Tras la gran reforma, el restaurante del Trinquet de Pelayo se convierte en uno de esos lugares con más encanto de la ciudad. Por ello, hay que guardar algo de nuestro tiempo y tomarnos un refresco o comer un buen arrocito en este lugar.



Fachada La Estrecha - Fotografia de @adreprof3d (instagram)

Sin dejar el casco histórico podemos visitar la fachada más estrecha de toda Europa. Se encuentra en pleno centro de Valencia, en la plaza Lope de Vega, en el céntrico barrio de Santa Catalina. Con una fachada de 107 centímetros de lado a lado, poco más que el ancho de la puerta, se trata de la más estrecha de Europa y la segunda del mundo.


Damos un salto y no muy lejos de Valencia justo en el término municipal de Alboraia encontramos la pequeña Venecia. Un gran complejo residencial pegado al mar mediterráneo que recibe el nombre de Port Saplaya. Sus casas de baja altura se fusionan con un canal al más puro estilo veneciano. Recomendamos visitarlo y disfrutar de una buena horchata a la orilla del mar.


Después de curiosear por Valencia y alrededores cambiamos de ruta y vistamos los parques y jardines. Hacemos lista de los más bonitos e importantes de la ciudad: Gulliver, Viveros, Jardines de Montforte o Parque de Cabecera. Os aseguramos que es un lujo poder disfrutar de la tranquilidad y tumbarnos en el césped después de una mañana visitando la ciudad.


Y si todavía os quedan fuerzas y os gusta el arte y los monumentos, os recomendamos visitar algunas de las iglesias más bonitas de la ciudad.